Visión

Las personas, las entidades, las instituciones, somos en Sociedad. Por eso, es necesario que las empresas nos involucremos activamente en el desarrollo integral de las comunidades en las que operamos.

Bajo el concepto de Responsabilidad Social Empresaria (RSE), las empresas modernas debemos atender no sólo a los retos y desafíos que representan nuestros clientes, sino también a los que envuelven las relaciones con los propios recursos humanos y con el resto de la sociedad.

Esto implica tomar conciencia de las derivaciones sociales y humanas del accionar de la empresa, y establecer políticas, procedimientos y metas compatibles con un desarrollo sustentable, preservando los recursos ambientales y culturales, y respetando la dignidad y valía de los individuos o grupos que pueden afectar o ser afectados por el logro de los objetivos de la empresa.